Programa Velasco Logo

De lágrimas de tristeza a lágrimas de felicidad

“Yo venia de cero, sin nada, y ahora tengo ahora dos años con mi emprendimiento, donde cocino pedidos de hasta 250 platos comida, hago pan dulce y horneo pavos. Nunca en mi vida pensé hacer todo eso. JAMÁS me ví como la mujer emprendedora que soy.

Beatriz no se imaginaba que podría vivir la vida que tiene ahora: es una mujer emprendedora, llena de confianza en si misma y empoderada, como ella se describe. Hace dos años no se atrevía a soñar en medio del su divorcio, con depresión y sin idea de cómo avanzar. 

En el 2020, cuando su matrimonio terminó y su esposo se fue de la casa, ella se quedó con sus dos hijas sin saber hacia dónde dirigirse. En medio de la desesperación, decidió aprovechar su gusto por la cocina para generar un ingreso.

“Por años, mi esposo no me dejaba trabajar. Nunca pensé que sería dueña de mi propio negocio y que podría vivir de eso. Vivía completamente a sus órdenes y exclusivamente trabajaba en las tareas del hogar.”  

Con la época de fiestas acercándose, Beatriz aprendió cómo hornear pavos viendo tutoriales. Después de vender algunos artículos personales compró un horno y otros utensilios necesarios para la preparación.

En ese periodo, Beatriz generó más dinero por su cuenta que en toda su vida y fue un gran logro, pero la tristeza y el desánimo seguían con ella. Un día, mientras hacía sus oraciones, pidió 2 años para encontrar el rumbo de su vida, por ello, cuando se enteró que el Proyecto de Empoderamiento de Mujeres (PEM) duraba justo ese tiempo, no dudó en unirse. Y así comenzó su camino con Programa Velasco.

Además de querer potenciar su idea de negocio, Beatriz decidió unirse al PEM por la oportunidad de acceder a servicios de salud mental. Muchas veces, tomar la decisión de participar en atención psicológica es difícil por los tabús que rodean la práctica, pero para Beatriz no fue así porque tenía claro que era justo lo necesitaba en ese momento. 

Beatriz compartió, La atención psicológica me ayudó mucho con mis emociones. Yo venía destruida, lloraba de tristeza y de dolor, ahora no, ahora lloro de emoción cuando pienso en quién me he convertido, soy otra persona. Mi vida cambió, me levanté como mujer y como emprendedora” Con este acompañamiento y los talleres mensuales se fue haciendo descubrimientos sorprendentes. 

La experiencia de Beatriz habla por sí sola y nos honra haberla acompañado en su proceso de empoderamiento. Hemos sido testigos de sus cambios, lo demuestran no solo sus palabras, sino la forma en que se desenvuelve. 

Su experiencia es una muestra de que cuando apoyas a una mujer, impactas a una familia entera. Beatriz ahora tiene una visión nueva, que, sin dudar, transmitirá a sus hijas, Andrea y Lisbeth. 

“Le digo a mis hijas que deben trabajar, no depender de un hombre y no dejarse manipular. Quiero transmitirles un poco de lo que yo he aprendido, les quiero enseñar a que sean mujeres fuertes, independientes, seguras y empoderadas, como yo soy ahora.”

Después de que en 2020 pidiera en su oración dos años para encontrar el camino, Beatriz asegura haber encontrado lo que esperaba y mucho más. 

Lo más grande que descubrí en el Proyecto es que tengo la capacidad de aprender, mostrar mis habilidades y que puedo lograr todo lo que me proponga. He aprendido a quererme, a valorarme y he aprendido a soltar, ya no estoy aferrada al pasado. Ahora me siento amada, me siento diferente y mi mundo ha cambiado.”

Cada persona que ha apoyado el Proyecto de Empoderamiento de Mujeres tiene un papel activo e importante en muchas historias como la de Beatriz. La cantidad de líneas en esta página no se compara con la de veces que nuestras participantes tienen que enfrentar la decisión de seguir o abandonar todo el trabajo que han hecho en el PEM debido a la carga de responsabilidades familiares, profesionales o personales que tienen que balancear. 

Cada año las mujeres emprendedoras salvadoreñas demuestran su resiliencia en medio de las situaciones de riesgo social que viven día y a día y como organización, es nuestro privilegio ser parte de la historia.

Like this article?

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Linkdin
Share on Pinterest

Deja un comentario